SOY HIJA DE MADRID LO MISMO QUE FUE MI PADRE, COMO MI MADRE TAMBIEN LO ES, EN ESTA TIERRA DE ARTE DONDE SIEMPRE VIVIRE ... EL RECORRER DE SUS CALLES, LAS CUALES NO TIENEN FIN, TE HACEN SENTIR EL EMBRUJO QUE SIEMPRE GUARDA MADRID, ... Y VENGAS DE DONDE VENGAS, LLEGUES DE CUALQUIER LUGAR, TE SENTIRAS MADRILEÑO, POR LA CALLE DE ALCALA..... Y POR EL MADRID MAS VIEJO QUE PISABAN MIS ABUELAS, PASEARAS SIN DESCANSO POR SUS CALLES Y PLAZUELAS, Y BIEN SEA DE TAPEO DE ENTRESIJO Y GALLINEJA, CHOCOLATE CON BUÑUELOS, DIRAS CON LA BOCA LLENA ...¡!! QUE DESDE MADRID AL CIELO ¡!!

Translate this blog

Buscar en este blog

domingo, 27 de febrero de 2011

Madrid en la Prehistoria



LOS GUARDIANES DE LOS TEJADOS

Una treintena de edificios tienen esculturas que sobrevuelan la ciudad

ALGUNAS EJEMPLOS: 

 

Círculo de Bellas Artes

SAMUEL SÁNCHEZ | 11-02-2011
Cuarenta años después de ser construido el Círculo de Bellas Artes, proyectado por Antonio Palacios Ramilo en 1926, fue coronado por la espectacular Minerva de Juan Luis Vasallo. Es de las pocas esculturas que puede ser contemplada de cerca, desde la azotea de acceso público del Círculo. Un lugar privilegiado para comprender las dimensiones de estos vigilantes del cielo: mide seis metros y 35 centímetros hasta la cimera del casco y su lanza llega a los siete metros y medio. A pesar de ser de bronce hueco, pesa tres toneladas. Subirla a 58 metros de altura requirió una plataforma especial de hierro y cemento en lo que la prensa denominó 'la Operación Minerva'.

 

Accidente Aéreo

ÁLVARO GARCÍA | 11-02-2011
La única escultura del siglo XXI que corona un edificio se encuentra en la calle Milaneses, haciendo esquina con Mayor. "Es un aviador distraido", dice el autor, Miguel Ángel Ruiz. Se supone que un hombre alado salió hace 10.000 años a dar una vuelta y al volver no se percató de que en el prado que normalmente aterrizaba había crecido una ciudad. Para los dioses el tiempo es distinto. "Es una escultura del despiste, una estatua pre-Samur", según el autor.

 

Banco Bilbao

ULY MARTÍN | 11-02-2011
Sobre el antiguo Banco de Bilbao (Alcalá, 16) cabalgan desde 1923 las dos cuádrigas de bronce esculpidas por Higinio Basterra. Álex de la Iglesia las eligió como el escenario de la batalla vecinal de La Comunidad. Para que los aúrigas que las conducen se puedan ver desde la calzada, no están dentro del carro (del que sólo asomarían la cabeza), sino de pie sobre una plataforma.

 

La Victoria alada de la Gran Vía

SANTI BURGOS | 11-02-2011
Detalle desde atrás de la Victoria alada de Federico Coullaut, que corona la cúpula del edificio Metrópolis en el cruce de la Gran Vía con la calle Alcalá.

 

Edificio Metrópolis

SANTI BURGOS | 11-02-2011
Sobre la cúpula más emblemática de Madrid, planeó durante años el símbolo de La Unión y el Fénix. Pero cuando Metrópolis, otra compañía de seguros, adquirió el edificio (Alcalá, 39) en los años setenta fue sustituido por una victoria alada de Federico Coullaut. Durante la sustitución, ambas esculturas convivieron brevemente sobre la acera de la Gran Vía despertando la curiosidad general. El Fénix (que ahora descansa en un jardín de la Castellana) de seis metros pesaba 1.500 kilos, la Victoria, de ocho era más gordita: pesa tres toneladas.

 

Centinelas de la noche

IMAGEN CEDIDA POR ANTONIO BUENO | 11-02-2011
Hasta siete aves fénix planean sobre la ciudad. Coronan los edificios que fueron sede de la aseguradora La Unión y el Fénix y son el símbolo más repetido en los cielos madrileños (quitando a los angelotes de muchos remates). Algunos solo consisten en el pájaro mitológico (como el del Hotel Petit Palace de Virgen de los Peligros, 2), pero en la mayoría un adolescente, identificado como Mercurio en algunos proyectos, cabalga a mujeriega al animal. En esta imagen tomada desde la Biblioteca Nacional, las aves fénix se perfilan en el horizonte.


 

Las alegorías del antiguo Ministerio de Agricultura

IMAGEN CEDIDA POR ANTONIO BUENO | 11-02-2011
Frente a la estación de Atocha encontramos una victoria alada junto a alegorías de la Ciencia y el Arte escoltadas por dos pegasos. Agustín Querol esculpió la obra original en marmol en 1905. Pesaba 119 toneladas. En 1972 un trozo del ala de un Pegaso cayó sobre la calzada (desplegadas medían 10 metros). En 1975 todo el conjunto fue sustituido por una réplica en bronce de Juan de Ávalos que pesaban 5.340 kilos. Los originales se colocaron, restaurados años después, en las glorietas de Cadiz y Legazpi. Las pesadas alas de los caballos mitológicos fueron sustituidas por otras de fibra de vidrio.

 

Antiguas viviendas del Banco Hispano de la Edificación

IMAGEN CEDIDA POR ANTONIO BUENO | 11-02-2011
Gran Vía 60. La fachada del edificio de los años treinta de Emilio Ortiz de Villajos fue reconstruida tras la guerra por Casto Fernández-Shaw. Lo remata un "romano" que se supone es una alegoría del trabajo y del ahorro, del escultor Victorio Macho. Dice la leyenda que el 21 de marzo, el último rayo de sol primaveral atraviesa la casa que sujeta el gigante sobre su cabeza. Macho tiene otra estatua en la misma postura en el Retiro dedicada a Jacinto.

 

Las cornisas del Palacio Real

IMAGEN CEDIDA POR ANTONIO BUENO | 11-02-2011
Varios autores. Realizadas entre 1750 y 1753. Aunque quedan algunas en la cornisa del edificio, la mayoría se bajaron y muchas se pueden ver en los jardines de la Plaza de Oriente. Según la leyenda se retiraron porque la reina soñó que se le caerían encima. No existen documentos de ello, lo más probable es que a Carlos III la decoración le pareciese excesiva y poco acorde con el nuevo estilo neoclásico.

 

Y una broma...

12-02-2011
Es una escultura mitológica (a su manera) y está posada sobre una edificación (aunque sea una antigua jaula de oso). El gnomo de la Casa de Fieras de Retiro es el menos agraciado de la treintena de vigilantes del cielo madrileño. Todas las familias tienen su oveja negra.

viernes, 25 de febrero de 2011

Museo del Romanticismo

El Museo Nacional del Romanticismo abrió sus puertas hace poco más de un año, concretamente el 4 de diciembre de 2009. Tras muchos años cerrado para ser remodelado y renovado, tanto arquitectónica como museográficamente hablando, abre sus puertas para ofrecer sus grandes tesoros.

La actual sede de este museo ocupa el antiguo palacete que Miguel José de Torres y Ruiz de Rivera, III Marqués de Matallana, mandó construir en 1776 al arquitecto Manuel Rodríguez. El resultado fue un edificio con tintes neoclásico y cierto sabor barroco, respetando los cánones de la arquitectura madrileña.

Es éste un museo de atmósfera, ya que en realidad es como una casa museo que recrea cómo era la vida y la sociedad de una familia burguesa del S. XIX. Recomendamos su visita a quienes quieran conocer  los hábitos del momento: cómo se comía, cómo se bailaba, cómo era la higiene de la época… sin descuidar la historia y el arte en general.






Una visita al Museo Romántico en los años 20

La Filmoteca Española nos brinda esta pequeña joya para la historia del Museo del Romanticismo. Se trata de un extracto de la grabación de una visita al por entonces denominado Museo Romántico, durante la década de los años 20 del siglo pasado. Militares, hombres de negocio y mujeres a la moda desfilan por unas salas recién inauguradas, que son un documento vivo sobre la museografía del momento.
Gentileza de la Filmoteca Española
Montaje: Audiovisuales BLV

Museo Sorolla

Una casa-museo con la atmósfera del siglo XIX
Al margen de la exposición de sus cuadros, la visita a las diferentes dependencias de la casa, con sus valiosas colecciones de esculturas, muebles y cerámicas, nos ayuda a descubrir el ambiente que sirvió de cobijo a este artista, conocido por sus pinturas de la playa.

El pintor

Joaquín Sorolla y Bastida nace en 1863 en Valencia. En esa ciudad comienza a recibir una formación académica y a entrar en contacto con algunos pintores que le animan a pintar al aire libre. Sin haber cumplido 20 años Sorolla se traslada a Madrid y descubre en el Museo del Prado, la pintura de Velázquez, cuya manera de representar los fondos y las composiciones determinará muchas de sus obras posteriores. Pocos años más tarde el pintor se traslada a Roma y luego a París, donde conoce el peculiar tratamiento de la luz que hacen algunos pintores nórdicos y en el que basará su propia versión del luminismo.

En 1900 su paleta se ha hecho más brillante y la luz es el elemento compositivo fundamental de sus obras. Sus retratos y sus pinturas costumbristas alcanzan enorme popularidad entre la burguesía madrileña. Pronto su éxito supera las fronteras y expone en varias ciudades de Europa y Estados Unidos. En 1911 firma un contrato con The Hispanic Society of America para hacer un mural de proporciones gigantescas sobre las provincias de España.

En 1920 Sorolla sufre un ataque de hemiplejía que le paraliza el lado izquierdo. Durante más de tres años su familia intenta su recuperación pero el pintor va languideciendo hasta el 10 de agosto de 1923, día en el que fallece en Cercedilla (Madrid).

 

La casa del pintor y el lugar de trabajo


En 1905 Sorolla había comprado un solar en el Paseo del Obelisco, actual Paseo del General Martínez Campos y cuando, cuatro años más tarde, regresa de Estados Unidos encarga a Enrique María de Repullés y Vargas el proyecto de construcción. Así, se diseñaría un edificio de corte clásico, con la personal participación del pintor, que hizo cambiar varias veces el proyecto para dotarlo de carácter andalucista.
En la planta baja del edificio se sitúan las salas I, II y III, tres habitaciones encadenadas que el pintor usó como estudios. La primera de ellas fue utilizada como almacén, donde se preparaban bastidores, telas y marcos y hoy en día acoge, entre otras obras, retratos de la esposa e hijos de Sorolla. Además en unas vitrinas centrales, se recogen catálogos de exposiciones, condecoraciones y material bibliográfico sobre el pintor valenciano.
La siguiente sala fue el despacho o sala de exposiciones, donde  podían verse colgadas en las paredes, las pinturas que estaban a la venta.
Más adelante se encuentra la tercera sala, el estudio donde trabajaba el artista. Sorolla buscó en él un ambiente bohemio y muy recargado, con la totalidad de las paredes llenas de cuadros, muebles, objetos de decoración, paletas con pinturas... Numerosos puntos de iluminación natural, como el lucernario y otros ventanales, otorgan a este espacio la luz tan presente en la obra del pintor. Aquí pintaba, principalmente retratos. Como aún hoy se puede apreciar, el artista tenía en esta sala varios caballetes con obras a media ejecución que iba terminando poco a poco, dependiendo de su inspiración. Sorolla solía pasar los inviernos en Madrid y los veranos en las playas valencianas. La manera de pintar cambiaba radicalmente dependiendo de si lo hacía en un interior, como este estudio, donde la minuciosidad era mayor o en un exterior, como en las playas, donde primaba la rapidez de la ejecución.

Frente a estas tres salas se ubica la zona social de la casa. El salón, con amplios ventanales, conserva el mobiliario de la época, como una valiosísima lámpara de tulipas amarillas de la casa Tiffany.
Contigua a esta sala está el pasillo al comedor, con una colección de pilas de agua bendita de los siglos XVI al XIX. En la salita antecomedor Sorolla quiso rememorar las habitaciones de Felipe II en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Las sillas castellanas, las piezas de cerámica, las pinturas, una escultura de la hija del pintor y los dibujos de esta dependencia dan paso a un comedor con suelo y paramentos de mármol.
Esta casa fue durante la vida del pintor todo un museo lleno de obras de arte de incalculable valor. En el comedor llaman la atención un tondo con una reproducción de la Madonna Pitti de Miguel Ángel, la mesa con relieves, los candelabros antiguos y algunos objetos cerámicos de los siglos XVIII y XIX.

La exposición

La escalera principal nos lleva a la segunda planta. Lo que en su día fue la zona más doméstica de la casa, con las habitaciones de la familia, fue transformada para acondicionarla como zona de exposiciones. En estas salas se muestra la evolución artística del pintor.

Así, en la primera de ellas encontramos obras de su etapa de formación (1876-1889) y otras de hasta 1909, dentro de su periodo de culminación (1900-1911).  Retratos familiares, la conocida Moro con naranjas --ejecutada durante su pensión en Italia--, obras costumbristas y otras de temática playera realizadas en las costas de Valencia y Biarritz son algunas de las imágenes que aquí se exponen.

La sala V se dedica a la obra comprendida entre los años 1909 y 1911. Encontramos en ella imágenes del Alcázar de Sevilla, la Alambra de Granada, Sierra Nevada o la Catedral de Burgos. En esta habitación llama la atención La siesta, en la que la mujer, las hijas de Sorolla y una prima de éstas aparecen descansando en una verde pradera. Sus largas pinceladas y los grandes empastes en las zonas que quiere destacar representan la forma de pintar más característica y moderna del artista.

En la sala VI encontramos algunos de los estudios preparatorios que Sorolla realizó para la decoración de The Hispanic Society of America sobre las Provincias de España. Sorolla realizó más de 200 metros de pintura con imágenes de diferentes regiones españolas como Galicia, las dos Castillas, Extremadura o Navarra. Todos presentan, mediante una pincelada muy suelta, una gran fuerza expresiva. Muchas veces están sin concluir y presentan chorretones al tratarse de una obra preparatoria y no definitiva.
La última sala de esta segunda planta, la VII, recoge obras que, al margen de la decoración de 'The Hispanic Society of America' hizo entre 1914 y 1919. Aquí se nos presentan escenas del rompeolas de San Sebastián y un retrato de su hijo con una composición muy natural. Más imágenes de Granada y el retrato de Raquel Meller, famosa tonadillera que popularizó La violetera, completan esta sala.


Los jardines

Concluida la visita al interior de la casa, es preciso detenerse en los jardines de la parte anterior de la casa, tres zonas diferentes en las que intentó reconstruir algunos de los rincones que habían servido de inspiración a sus obras.

El primero de estos espacios, que recuerda El jardín de Troya de los Reales Alcázares de Sevilla, está concebido como un patio andaluz y cuenta con esculturas, capiteles, escudos y un bajorrelieve. Dos columnas coronadas por sendas esculturas (Desnudo femenino y El gaitero) dan paso a un segundo jardín, inspirado en el Patio de la Acequia del Generalife y plantado entre los años 1915 y 1916. Los elementos granadinos, como los arrayanes, conviven con elementos de la jardinería italiana, como el togado romano del fondo y las columnas reaprovechadas de edificios históricos.
Elementos dispares también conviven en el tercer jardín: una pérgola de origen italiano y una alberca sevillana enmarcan las figuras alegóricas de ‘La fuente de las confidencias'.

En la parte posterior de la casa el Patio Andaluz es un pequeño recinto organizado en torno a una fuente de azulejería y en cuyas galerías colocó el pintor su colección de cerámica.

DATOS DE INTERÉS
Museo Sorolla
Dirección
: General Martínez Campos, 37

Metro: Iglesia, Rubén Darío (L5, L10)
Autobuses: 3, 5, 7, 16,40, 61, 147
Teléfono: (+34) 91 310 15 84
Horarios:
De martes a sábados de 9:30 a 20:00 horas. Domingos y festivos de 10:00 a 15:00 horas. El Museo cierra todos los lunes del año, 1 de enero, 1 de mayo, 24, 25 y 31 de diciembre. 
Precios:* 2,40 €  (Entrada gratuita los domingos)
Página oficial del Museo Sorolla 

esmadrid.com




RUTA DE museos CIENTÍFICOS

El mundo ha cambiado y Madrid nos brinda la posibilidad de comprenderlo. Cómo ha evolucionado la Tierra, sus plantas, sus suelos, sus ciudades, sus estrellas. Cómo el hombre ha construido edificios, ferrocarriles, minas, barcos y lenguajes. Toda la historia de la ciencia y el hombre recogida en los museos más destacados de Madrid.

Son tantos los museos científicos en Madrid, que no es difícil perderse. Por eso queremos dejar patente la gran variedad de exposiciones y contenidos a través de esta ruta, dividida en ciencias físicas o naturales y ciencias humanas. A su vez, proponemos tres bloques diferentes en cada parte. La decisión última, por supuesto, estará en manos del visitante.




Ciencias Físicas y Naturales


Comenzamos la ruta por el Museo Nacional de Ciencias Naturales, donde podemos encontrar un variopinto muestrario de los reinos animal y vegetal. Nos toparemos con colecciones de anfibios y reptiles, con tejidos animales y extractos de ADN o de paleontología, a la que se suman numerosas exposiciones temporales. La visita continúa en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, con un fondo de 14.000 objetos que ilustran la evolución y el desarrollo de la ciencia y la tecnología desde el Renacimiento. Aquí, bien podemos encontrar una sencilla punta de flecha o el más moderno acelerador de partículas. Una parada obligatoria para los amantes de la tierra es el Museo Geominero, especializado en rocas, fósiles y minerales. Aquí podremos encontrar el patrimonio geológico nacional y mundial, con un importante valor histórico de muestras recogidas desde sus orígenes en 1849


Si lo que buscamos son ciencias naturales en estado puro, primero nos acercaremos por el Museo de Anatomía, ubicado en la Universidad Complutense de Madrid, con una increíble colección de cráneos. Seguimos y no podemos dejar de visitar el Real Jardín Botánico, un lugar para reencontrarse con la vida vegetal en mitad de la capital. Se inauguró en 1755 con más de dos mil plantas recogidas por el botánico José Quer, pero ha sufrido varias restauraciones hasta convertirse en la actualidad en uno de los más prestigiosos de España.





En el ecuador de nuestra ruta, es imprescindible acercarnos al área de la astronomía, donde queremos proponerte tres museos apasionantes. En el CosmoCaixa Madrid están muy preocupados por la divulgación científica, por eso se muestran a través de las diferentes salas las nociones básicas del espacio, el sistema solar y el universo, prestando especial atención a la educación infantil. Luego llega el momento de apuntar al cielo. Podremos hacerlo gracias a las instalaciones del histórico Observatorio Astronómico de Madrid. Allí nos esperan artefactos e instrumentos que en su día utilizaran los astrónomos, tales como telescopios, brújulas, mareógrafos, barómetros o sismógrafos. A la salida, el visitante podrá disfrutar en el césped de la Colina de las Ciencias, un parque ajardinado donde conviven diversas instituciones dependientes del Ministerio de Fomento y situadas al lado de El Retiro. La última parada debemos hacerla en el Planetario de Madrid. Aquí nos espera un edificio a 600 metros de altura, desde donde se aprecia una panorámica de la capital. El museo cuenta con proyectores que simulan desde agujeros negros hasta explosiones estelares. Además, hay un sistema de multivisión que produce efectos panorámicos e imágenes hemisféricas en toda la cúpula.

Ciencias Humanas

En la segunda parte de nuestro viaje dejaremos a un lado la tierra para observar la historia del hombre. Son muchos los museos que tratan de explicar las ciencias humanas, así que vamos a empezar con los preocupados por la sociología y la antropología. El primero de ellos será el Museo de los Orígenes, con una exposición permanente que repasa la arqueología madrileña y la historia de la ciudad con una amplia selección de piezas, y el jardín arqueobotánico, situado junto al ábside de la Capilla del Obispo, que recoge los datos sobre las especies cultivadas durante el pasado de la capital. Nos acercamos ahora al Museo Nacional de Antropología, que ofrece al público una visión global de la cultura de diferentes pueblos. Los objetivos son establecer semejanzas o diferencias culturales entre los pueblos existentes a lo largo del mundo, favorecer la comprensión intercultural y promover la tolerancia. Podemos acabar la visita en el Museo Arqueológico Nacional, que comparte espacio con la Biblioteca Nacional. La exposición está compuesta por materiales arqueológicos, etnográficos y decorativos de la historia de España. Entre sus fondos destacan la Dama de Elche, la Dama de Baeza o la reproducción del techo de las cuevas de Altamira. Además, cuenta con una colección del Antiguo Egipto y Nubia, Atenas Clásica, Magna Grecia y Etruria.


La comunicación y los transportes también han jugado un papel importante en la vida del hombre. Han servido de catapulta en la industrialización y sin ellos es imposible entender la sociedad actual, por eso seguiremos nuestro paseo en el Museo de las Telecomunicaciones, encargado de difundir la evolución de los aparatos y sistemas de telecomunicación desde sus comienzos. Instrumentos de medida, redes automatizadas, sonido, telefonía, telegrafía, televisión, informática y radio son algunas de las áreas fundamentales. El siguiente en materia de transportes será el Museo Naval. Las salas expositivas, ordenadas cronológicamente, contienen colecciones de objetos históricos de muy diversa índole custodiados por la Armada y que van desde el siglo XV hasta la actualidad. De la navegación marítima pasamos a los raíles, ya que el Museo del Ferrocarril está formado por piezas del sector con un gran valor histórico. A lo largo de las salas, encontramos maquetas, diseños, locomotoras de vapor, diésel, eléctricas, infraestructuras del transporte ferroviario y coches de diversas tracciones. Además, eventualmente, programan obras de teatro infantil que reflejan el mundo del ferrocarril, exposiciones fotográficas en las que el tren es el protagonista de guerras, acontecimientos o personajes ilustres.
Llegamos ya al último bloque de museos. El primero que proponemos es el Museo del Traje, que promueve el conocimiento de la evolución histórica de la indumentaria y de los testimonios del patrimonio etnológico representativos de la cultura española y del exterior. Se exponen colecciones muy curiosas de vestidos, accesorios y elementos que intervienen en la indumentaria. Para ir acabando, resulta casi imprescindible darse una vuelta por el Museo de América, donde se difunde la cultura americana, haciendo hincapié en piezas y colecciones precolombinas, etnográficas y coloniales. El edificio guarda un plus por el valor arquitectónico, rodeado además de la histórica ciudad universitaria. La última parada en esta ruta científica hemos querido hacerla en el Museo de la Ciudad. El propósito es dar a conocer y comprender mejor la capital madrileña, mostrando su evolución a lo largo del tiempo. El museo se sirve de vídeos, planos, maquetas y pantallas interactivas, para explicar el desarrollo histórico de la ciudad. Está dotado de dos plantas de exposiciones temporales, una planta de infraestructuras de la ciudad y dos plantas de historia de Madrid, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Direcciones

esmadrid.com

MADRID PARA TI: MUSEOS

Un sencillo folleto que te permite saber qué museos no te puedes perder en tu visita a Madrid. Desde el mundialmente conocido Paseo del Arte (integrado por el Museo del Prado, el Reina Sofía, el Thyssen-Bornemisza y el Caixa Forum), hasta joyas escondidas como el Templo de Debod o el Museo del Traje.

Grandes Centros Culturales

Los siguientes complejos tienen en común dos cosas: organizan varios programas culturales simultáneos y se encuentran situados en edificios singulares.
    Este enorme complejo situado junto al río es el proyecto cultural más ambicioso de la ciudad. En las antiguas naves del Matadero de Legazpi hay sitio para el Teatro Español, Intermediae, la Central del Diseño, La Casa del Lector, la Compañía Nacional de Danza, Abierto por Obras, el Centro Nacional de Moda, un aula medioambiental y un espacio de exposiciones polivalente. Si bien algunos de estos espacios ya están en uso, otros están todavía en proyecto.
    Construido por Antonio Palacios, el Círculo de Bellas Artes, uno de los centros culturales más antiguos de la ciudad, ha sabido renovarse con el cambio de siglo. En la actualidad acerca a los madrileños exposiciones, espectáculos, cine, conferencias de humanidades y talleres. Su radio y su revista, Minerva, son un referente entre los medios culturales del país.
    La cultura, la solidaridad, el medio ambiente y la educación son las cuatro áreas temáticas sobre las que trabaja la Casa Encendida, gestionada por la Obra Social Caja de Madrid. El espacio, el antiguo Monte de Piedad, cuenta con una maravillosa terraza desde la que se ve el sur de la ciudad. 
    La Obra Social de la Caixa organiza importantes exposiciones en varias ciudades españolas. La sede de Madrid es además un modernísimo espacio diseñado por los arquitectos Jacques Herzog y Pierre de Meuron para acoger todo tipo de espectáculos.
    El antiguo cuartel de la guardia de Corps acoge la Biblioteca Central, la Biblioteca Musical, la Hemeroteca y la Videoteca municipales, distintas salas de exposiciones, la Imprenta artesanal y el Museo de Arte Contemporáneo. En su auditorio también se celebran conferencias, cursos y conciertos.

UN LUNES EN MADRID

La oferta de esta ciudad no se detiene un lunes. Aunque muchos museos y lugares de interés descansan el primer día de la semana, muchos otros permanecen abiertos, de forma que no hay por qué desperdiciar una jornada de tu estancia. A continuación, te presentamos una selección de lo que puedes hacer este día en cuanto a visita de monumentos, exposiciones y espectáculos.

Palacio Real: Construido en el siglo XVIII, destacan sus lujosas habitaciones y salones, su armería y su sala de instrumentos de música, que incluyen cinco violines Stradivarius. Además, no dejes de pasear por los Jardines del Moro y los de Sabatini.

Templo de Debod: Cercano al Palacio Real se encuentra una auténtica edificación egipcia de más de dos mil años de antigüedad, regalo del Gobierno de este país. Está situado en un parque público, por lo que puedes visitarlo a cualquier hora del día (excepto su interior, que se puede visitar de martes a domingo), si bien te recomendamos que no te lo pierdas al atardecer.

Real Fábrica de Tapices: Esta institución, creada en 1721 por Felipe V, conserva y exhibe bienes textiles, entre alfombras, tapices y otras telas históricas que constituyen verdaderas joyas

Real Jardín Botánico: Diseñado en el siglo XVIII, es un reducto de paz organizado en tres terrazas que, junto al invernadero, exhiben más de 30.000 especies de plantas de todo el mundo. La visita a su increíble rosaleda y sus árboles centenarios coronan uno de los paseos más románticos de Madrid.

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía: De las instituciones culturales que forman parte del famoso Paseo del Arte, el Reina Sofía cierra los martes, por lo que tienes la oportunidad de contemplar tesoros del arte mundial como el Guernica de Picasso, además de exposiciones temporales de artistas contemporáneos punteros -también en el Palacio de Cristal del parque de El Retiro, sede secundaria del museo.

CaixaForum Madrid: También en el Paseo del Arte se encuentra este centro cultural perteneciente a la Fundación La Caixa, donde encontrarás interesantes exposiciones temporales y otras actividades culturales. Situado en una impresionante actuación de los arquitectos Herzog&De Meuron sobre una fábrica de principios del siglo XX, su entrada está decorada con un impresionante jardín vertical obra del artista francés Patrick Blanc.

Fundación Cultural Mapfre Recoletos: También en el Paseo del Arte se encuentran estas salas de exposiciones que albergan muestras de arte temporales de gran repercusión.

Centro de Exposiciones Arte Canal: Situado en los antiguos depósitos de agua de la Plaza de Castilla, es otra sede habitual de notorias exposiciones, especialmente recomendadas para todos los públicos.

Fundación Juan March: Este centro expone habitualmente importantes muestras temporales, principalmente de arte contemporáneo, y cuenta con una programación regular de conciertos de música de cámara.

Museo de Arte Público: Entre los museos menos conocidos de Madrid, se encuentra esta joya para los amantes de la escultura abstracta. Ubicado al aire libre en el Paseo de la Castellana, al cobijo de un paso elevado, contiene un conjunto de diecisiete esculturas de grandes artistas españoles, entre ellos Joan Miró, Gerardo Rueda, Eduardo Chillida, MartínChirino, Julio González o Pablo Palazuelo.

Museo Lázaro Galdiano: Lázaro Galdiano fue uno de los grandes coleccionistas del siglo XX. El museo que lleva su nombre, situado en la calle Serrano 122, exhibe obras de arte entre las que destacan pinturas de Goya y el Bosco.

Museo de Cera: Es una de las atracciones más visitadas de Madrid y ofrece cientos de réplicas de personajes famosos, reales y de ficción, incluidos los principales protagonistas del cine y la literatura de terror.

Zoo-Aquarium de Madrid: Ubicado dentro de la Casa de Campo, abre todos los días de la semana y acoge aproximadamente 6.000 animales pertenecientes a mas de 500 especies de los cinco continentes exhibidas tanto en las instalaciones del zoológico y del aquarium, como en el aviario y el delfinario.

Parque de Atracciones: Si nos visitas en Semana Santa o en verano, desde mediados de junio hasta mediados de septiembre encontraras abierto toda la semana el Parque de Atracciones de Madrid, también situado en la Casa de Campo.

Parque Temático Warner Bros: En San Martín de la Vega, a 22 kilómetros de Madrid, se encuentra este parque temático que abre los lunes durante julio, agosto y la primera mitad de septiembre. Ofrece una modalidad de entrada que incluye el billete en tren de Cercanías hasta la puerta del parque.

Teleférico de Madrid: Una de las mejores vistas de Madrid se percibe desde una de las cabinas del Teleférico, que cruza la Casa de Campo y llega a una estación dotada de servicio de cafetería. Abre todos los lunes de abril y mayo.

Auditorio Nacional de Música: Con dos salas principales, la Sinfónica y la de Cámara, cuenta todo el año con un programa de conciertos a cargo de orquestas, grupos de cámara, coros y solistas nacionales y extranjeros, muchos de ellos celebrados en lunes.

La Casa Encendida: En este multiespacio encontrarás exposiciones de artes plásticas y muestras audiovisuales, ciclos de cine, conciertos, espectáculos de danza y performances, a menudo programados en lunes.

FNAC Callao: Las tiendas Fnac abren todos los días de la semana y en su centro de la calle Preciados cuentan con una sala de exposiciones y un salón de actos donde asiduamente se realizan conciertos y presentaciones.

Instituto Cervantes: La institución oficial encargada de difundir la cultura española y la lengua castellana, tiene en su sede principal de la calle Alcalá un importante centro de exposiciones, debate y otros muchos eventos culturales.

Ateneo de Madrid: Este clásico de la intelectualidad madrileña es, desde la primera mitad del siglo XIX, un lugar fundamental para la difusión del saber. Han sido miembros de esta asociación Mariano José de Larra y Miguel de Unamuno, entre muchos otros literatos, y su actual sede, inaugurada en 1884, es hoy un importante centro cultural donde diariamente se realizan conciertos, recitales poéticos, conferencias o proyecciones audiovisuales.

Otros centros culturales: Además, otras instituciones cuentan también con completos programas de exposiciones, actuaciones musicales, conferencias o ciclos de cine, tal es el caso de la Casa Árabe, Casa Asia y Casa de América, que promocionan en Madrid la cultura árabe, oriental y americana respectivamente, o el Blanquerna Centre Cultural, que hace lo propio con la cultura catalana. También el Goethe Institut, el Institut Français y el Istituto Italiano di Cultura, encargados de la difusión del idioma alemán, francés e italiano respectivamente, así como la escuela de diseño Istituto Europeo di Design, programan numerosos eventos a lo largo de la semana, incluido el lunes.

Direcciones

 esmadrid.com

Museo de la Biblioteca Nacional

DATOS DE INTERÉS

  • Dirección: Paseo de Recoletos, 20-22
  • Metro: Colón (L4) y Banco de España (L2)
  • Autobuses: 1, 5, 9, 14, 19, 21, 27, 27, 37, 45, 51, 53, 74, 150.
  • Cercanías: Recoletos
  • Teléfono: (+34) 91 580 78 00
  • Horario: De lunes a viernes de 9:00 a 21:00 horas. Sábados de 9:00 a 14:00 horas.

Tesoros de la Biblioteca

Difundir la importancia del libro a lo largo de la Historia es el objetivo del Museo de la Biblioteca Nacional, un nuevo espacio formado por ocho estancias en las que se pueden encontrar libros originales, descubrir el oficio de bibliotecario o conocer los secretos de Miguel de Cervantes.
Con este museo, La Biblioteca Nacional pretende reforzar la oferta cultural proponiendo programas públicos y educativos que difícilmente se pueden encontrar en la programación museística habitual.

 Originales, maquetas y... El Quijote

A lo largo de ocho salas, los visitantes podrán comprender la historia del libro de una manera didáctica, amena y creativa.
La primera presenta el ayer y el hoy de la Biblioteca Nacional usando para ello recursos visuales y una pequeña maqueta arquitectónica interactiva.
El segundo espacio explica las claves del trabajo del bibliotecario, oficio que no sería posible si a lo largo de la Historia el ser humano no hubiese creado un sinfín de sistemas y soportes de comunicación como las cortezas de los árboles, las conchas de tortuga o el pergamino que están presentes en la tercera sala.
Las vitrinas de la cuarta habitación muestran 25 originales escogidos del fondo de la Biblioteca, que irán cambiando cada tres meses. Varias reproducciones y facsímiles recrean la difusión de los libros desde el códice Mettz hasta Internet en la quinta sala.
Cervantes y el Quijote son los protagonistas de la séptima sala que aúna abundantes recursos bibliográficos, audiovisuales y multimedia sobre el escritor del Siglo de Oro.
Por último, los dos espacios restantes -la 6 y la 8- están destinados a diferentes actividades educativas como los títeres, o los talleres literarios pensados para el público infantil. Destaca la última sala, concebida en sí misma como un Espacio-Museo en el que se conforma una estancia de vídeo, un pequeño teatro y un gran local destinado a actos multitudinarios

esmadrid.com

CAIXAFORUM MADRID


 

CaixaForum Madrid
Paseo del Prado, 36
Teléfono: (+34) 91 330 73 00
Horario exposición: de 10:00 a 20:00 h
Precio exposición: acceso gratuito
Metro: Banco de España (L2) y Atocha (L1)
Autobuses: 9, 10, 14, 19, 27, 34, 37 y 45.
Cercanías: Atocha
Exposiciones y otras actividades


CaixaForum Madrid nace como un espacio vivo que abre sus puertas al arte antiguo, moderno y contemporáneo, a los festivales de música y poesía, al arte multimedia, a los debates de actualidad, a las jornadas sociales y a los talleres familiares y educativos. Su espectacular sede, situada en el paseo del Prado en el edificio que acogió la vieja Central Eléctrica de Mediodía, es, desde ya, uno de los nuevos iconos de nuestra ciudad.
El nuevo centro de la Obra Social "la Caixa" pretende ser un centro sociocultural propio del siglo XXI. Su impactante sede (una antigua central eléctrica rehabilitada por el estudio de arquitectos Herzog & De Meuron, situada en el paseo del Prado, 36, junto al Paseo del Arte de  los tres grandes museos madrileños: el Prado, el Thyssen y el Reina Sofía) y su programación abierta a todas las disciplinas y públicos garantizan el éxito de una institución que eleva aún más el listón de la oferta cultural madrileña.

 Un nuevo icono

El edificio de la antigua Central Eléctrica del Mediodía -proyectada en 1899 por Jesús Carrasco y una de las escasas muestras de arquitectura industrial en el casco histórico de Madrid- ha sido rehabilitado con maestría por la prestigiosa firma suiza fundada por Jacques Herzog y Pierre de Meuron (ganadora del premio Pritzker de arquitectura en 2001). La reforma ha permitido quintuplicar la superficie del inmueble hasta llegar a los 10.000 m2, volviendo a colocar la central en el mapa de la ciudad y conservando las cuatro fachadas originales de la Central Eléctrica, delimitadas por las calles Gobernador, Alameda, Almadén y Cenicero.

La fachada de ladrillo de la antigua fábrica se ha restaurado de manera artesanal y se ha añadido volumetría a un edificio que tiene dos características que lo hacen fácilmente reconocible: su jardín vertical y su "levitación", ya que la eliminación del zócalo de granito que rodeaba la antigua fábrica hace que el nuevo edificio parezca flotar sobre una gran plaza pública abierta hacia los cuatro costados. 
CaixaForum dispondrá de más de 2.000 m2 destinados a salas de exposiciones, un auditorio con 322 plazas, una mediateca, varias salas polivalentes para conferencias y otras actividades, talleres de conservación y restauración y un almacén de obras de arte. El amplio vestíbulo, la cafetería, la tienda-librería y el restaurante completan la oferta del centro

esmadrid.com

Tour Gratuito


Durante alrededor de 3 hs. recorremos a pie lo mejor de la ciudad, acompañados de los VECINOS bilingües (castellano/inglés) más experimentados y divertidos, que aman Madrid y harán lo imposible por contagiarte.
Con nosotros conocerás lo mejor de ésta capital de primera mano, somos simplemente vecinos que salimos a recorrer día tras día con los visitantes la ciudad y sus historias.

Nunca conocerás y disfrutarás tanto de Madrid si no te embarcas en este tour!

Desde sus momentos de esplendor hasta sus horas más oscuras, recorremos sus secretos, sus historias, costumbres, curiosidades y mucho más. Juntos nos perderemos y volveremos a encontrarnos por sus calles. Y como nunca fuimos muy buenos con las cosas del dinero,serás tu el que le ponga precio a esta aventura.


Salidas:  TODOS LOS DÍAS : 1er tour: 12.00 hs y 2do tour: 16.00 hs desde la emblemática Puerta del Sol (bajo la estatua del Oso).

No es necesaria una reservación previa,solo dirígete al punto de encuentro!!


Encuéntranos bajo el monumento del Oso y el Madroño (ver mapa) y apúntate a lo más nuevo e independiente: MY MADRID FREE TOUR!

Las salidas se realizan bajo cualquier condición climática.
No es necesaria una reservación previa, solo dirígete al punto de encuentro!!

martes, 22 de febrero de 2011

Ábrete Sésamo, otra forma de comprar

"Ábrete Sésamo" es una tienda nueva de trueque, en pleno Barrio de Universidad de Madrid. Funciona de la siguiente manera : vas a la tienda, entregas aquellas cosas que tienes en casa de las que quieras deshacerte (ropa, libros, música...), y a cambio te entregan puntos acumulables que podrás canjear a su vez por otras cosas que ha dejado otra gente. Por participar en el proyecto, hay que abonar 8 eurillos.

Pásate por Ábrete Sésamo y saca partido a todo aquello que no necesitaso que simplemente ya no usas en la calle Novicidado, 9 (Madrid).


Más información:  ABRÉTE SESAMO
sindinero.org/

Museo Geominero

Permanente.- El Museo Geominero alberga importantes colecciones de fósiles, minerales y rocas recogidas durante más de 160 años de investigación en el ámbito de las Ciencias de la Tierra. El objetivo del Museo es divulgar la riqueza y diversidad de este patrimonio geológico. Para ello contamos con piezas de extraordinaria singularidad, como la colección de meteoritos, los cuarzos de la Sierra de La Cabrera, las piritas de La Rioja, las ranas fósiles de Teruel, ammonites y trilobites de yacimientos de todo el mundo, una réplica de un cráneo completo de Tyrannosaurus rex… y miles de tesoros naturales más.
Dónde: Museo Geominero (c/ Ríos Rosas, 23 Metro: Ríos Rosas L1)

Horario:
abierto todos los días del año de 09 a 14 h. (excepto 24, 25 y 31 de diciembre y 1 y 6 de enero)
Entrada gratuita

La historia de Madrid da un vuelco

Un nuevo pasado para la ciudad - Un nuevo origen para Madrid

Las excavaciones junto al palacio Real revelan que la ciudad se formó en la época cristiana y no en la musulmana - Descubiertos 70 metros de la muralla árabe- Las excavaciones del Museo de Colecciones descubren un enterramiento del siglo VIII, el más antiguo de Madrid

CHARO NOGUEIRA - Madrid - 20/02/2011

El pasado cambia. La historia de Madrid da un vuelco. Tras horadar su suelo durante cinco años en el entorno del palacio Real, la arqueóloga Esther Andréu es contundente: "Madrid nació como ciudad bajo mandato cristiano, en el siglo XII, y no en la época árabe, tal como se creía". Aunque sus orígenes musulmanes están comprobados, el Mayrit que se remonta al siglo IX era solo un cuartel, y no una población. A esa conclusión llega la experta tras el hallazgo de los restos de seis casas medievales, las más antiguas encontradas hasta ahora en la zona donde nació Madrid y donde no se han hallado nunca restos urbanos similares de la época árabe. Y hay más novedades.
    Una inscripción y restos de vajilla revelan la presencia islámica y hebrea

    Ese cambio en el pasado surge gracias a un edificio cuya construcción ha desvelado "un yacimiento importantísimo y con resultados extraordinarios". Se trata del Museo de Colecciones Reales. Lo levanta Patrimonio Nacional -el organismo que gestiona los bienes cedidos por la Corona al Estado- entre el palacio Real y el templo de la Almudena.

    Las excavaciones arqueológicas, obligatorias para poder acometer la obra, han convertido la zona en torno al palacio Real en una caja de sorpresas, parte de las cuales quedarán a la vista de los visitantes del futuro museo. Se esperaban novedades -el yacimiento se ubicaba en la zona donde nació Madrid-, pero no de tal calibre. "Hemos encontrado los restos más antiguos del origen de Madrid como ciudad. Con ellos podemos empezar a entender cómo se formó", afirma la arqueóloga responsable de las excavaciones, realizadas en una primera fase entre 1999 y 2000 y en una segunda desde 2007 hasta 2010. Estos vestigios "urbanos", datados entre finales del siglo XII y comienzos del XIII, estaban repartidos en dos zonas: bajo la plaza de la Almudena (el espacio que separa la verja de la Armería y la catedral) y junto al ala oeste del templo. Se trata de las seis construcciones medievales que tiran por tierra la historia hasta ahora oficial, la que situaba los orígenes de la población en los tiempos de un emir, Mohamed I, que tiene un parque en su honor en la cuesta de la Vega, muy cerca del yacimiento. "La población nació en el siglo XII, tras la conquista de Alfonso VI (1085), y no en el IX", resume Esther Andréu, la experta que más ha excavado en esta zona de Madrid, a tenor de los hallazgos de su equipo. "De la época musulmana, además de los restos de la muralla y de un edificio del cuerpo de guardia, se han encontrado hasta ahora restos de actividades agrícolas, que desarrollarían los habitantes de la guarnición, como alfares o pozos. Pero no se han hallado restos de casas", recapitula para avalar su tesis.

    Bajo la plaza de la Almudena, los arqueólogos han encontrado restos que corresponden, según los primeros estudios, a cuatro casas y dos calles. Junto a la catedral han aparecido dos casas más, otras dos calles y un portillo. De algunas quedaban los muros. De otras, poco más que los cimientos. Pero todas tenían algo en común: estaban situadas junto a una muralla, que también ha aflorado. Y ese es otro gran hallazgo, aunque previsto, porque el trazado del muro defensivo ya se conocía. Unos 70 metros de la fortificación árabe, datada en los siglos IX y X, han salido a la luz, repartidos entre las dos zonas. En ocasiones alcanzan los ocho metros de altura. Junto a la catedral han aparecido tres torres, una de ellas entera, y bajo la plaza, restos de otras cuatro. En el futuro podrán contemplarse desde el interior del museo. Esa era una condición del concurso para el diseño del nuevo edificio, ganado por los arquitectos Luis Moreno Mansilla y Emilio Tuñón.

    Los vestigios quedarán a la vista en dos grandes espacios: uno de 1.000 metros cuadrados bajo la plaza y otro, de unos 500, junto a la Almudena. Se accede a ellos desde la sala noble del futuro museo, en la que se exhibirán los tapices que atesoró la Corona. Ahora, con la obra del edificio en marcha, casas y muralla están protegidos con plásticos y vallas metálicas. El pasado se impone en estas oquedades pese al ruido cercano del tajo. "Son dos espacios emocionantes. Es como visitar tus orígenes. Se ha quitado el peso de la tierra para dárselo a la historia", afirma el arquitecto Tuñón.

    Al contrario que la muralla, no todas las casas medievales podrán visitarse, ya que parte de ellas quedan enrasadas con la cota de la plaza (se construyó rellenando terreno). Sus restos se han rehabilitado y cubierto de arlita, unas pequeñas bolas de arcilla expandida que protegen las ruinas no visibles, sobre las que van las losas de la plaza de la Almudena. Pero en esa zona sí estará a la vista la que Andréu considera "la más completa", la llamada "casa 1".

    El yacimiento arqueológico junto al palacio Real revela un Madrid donde cohabitaban cristianos, musulmanes y judíos. "Hemos encontrado un alfiz con una inscripción árabe que dice: 'El poder es de Alá". A ello se suman restos de cerámica con forma y decoración de ese origen. "También han aparecido restos de vajilla del sabath [el sábado, día sagrado de los hebreos] que hemos podido identificar por su decoración y por el tipo de esmalte", detalla la arqueóloga.

    Esos hallazgos, que revelan la presencia islámica y hebrea, y el hecho de que en el paseo de ronda que separaba los edificios de la muralla se pudiese cerrar el paso mediante un sistema de puertas, dejando a esa parte de la ciudad aislada (un sistema que existía también en Toledo, por ejemplo), lleva a Andréu a pensar que este barrio era "una especie de gueto". Es posible que musulmanes y judíos ocupasen ese recinto para sentirse más protegidos, ya que estaba próximo al lugar que ocupaba el poder, el viejo alcázar que se encontraba donde ahora se alza el palacio Real. Las sorpresas que guardaba el subsuelo entre la Armería y la catedral no se agotan en las casas que retrasan el origen de la ciudad. Ni si quiera se quedan en los nuevos tramos de muralla que los ciudadanos podrán contemplar a poca distancia de los mayores visibles ahora, en la cuesta de la Vega. Hay novedades mucho más viejas, desde un enterramiento visigodo del siglo VIII, que es "la tumba más antigua hallada en la ciudad", según Andréu, hasta vestigios carpetanos, del siglo I antes de Cristo. Estos últimos, hallados junto al ala oeste del templo, consisten en restos de cerámica. "Han aparecido en el cauce de un antiguo arroyo, por lo que quizá llegaron arrastrados por el agua", plantea. Es decir, no dan pista de que hubiera poblamiento en esa época en este lugar. "Es el primer vestigio de esta época en la capital", asegura la experta. "Estos hallazgos añaden pasado a Madrid, aunque se trata de un pasado muy sencillo", reflexiona la arqueóloga. Un pasado que cambia.

    viernes, 18 de febrero de 2011

    Los viejos cafés de Madrid

    Un homenaje a todos los antiguos cafés que tuvo Madrid y que han desaparecido o se han transformado.

    Un recorrido por los cafés literarios de la capital del S. XIX y XX. En sus mesas se sentaron los más ilustres y reconocidos escritores de otros tiempos para inspirarse ante el aroma de un café.

    Por el café Gijón pasaron las mejores plumas del país como Baroja, Benavente o Cela, que se inspiró en ete lugar para escribir “La Colmena”. Otro de los referentes de este tiempo, es El Comercial que es el más antiguo -fundado en 1887- y fue el primero en emplear camareras.

    Algunos cafés se han ido adaptando a los nuevos tiempos como el Café de Oriente o la cafetería del Círculo de Bellas Artes por donde pasan numerosos artistas. Por su parte, el Café del Príncipe se ha transformado en un pub irlandés llamado El Parnasillo, en honor a la tertulia que allí congregaba a los escritores del romanticismo.

    Otros -sencillamente- han desaparecido, como El Café de Pombo, que tuvo a Gómez de la Serna como animador o el Café de la Montaña donde Valle Inclán perdió su brazo. (Vídeo: Youtube, de Telemadrid).


    3D Madrid in Google Earth

    GRAN TURISMO 5 MADRID GAMESCOM GAMEPLAY

    MADRID protagonista en un juego simula una casi idéntica ciudad!!